El hecho de comprometerte con un proceso de coaching implica invertir en ti y estar preparado para hacer cambios positivos en tu vida, lo que significa que vas a dedicar tiempo, energia y también dinero para tu crecimiento personal y profesional.
El simple hecho de asistir a las sesiones y de hacer los "deberes" entre sesión y sesión, si es cierto requiere tiempo, energia y concentración pero también permite una toma de consciencia a la cual no estamos acostumbrados en nuestros quehaceres cotidianos que resulta ser muy potenciadora.
Pero no sólo pones de tu parte, también recibirás muchísimo. Incluso mucho más gracias a todo lo que hayas descubierto sobre ti, a la motivación y a la realización de tus objetivos.
Share
Documento sin título