EL PROCESO

Contacté con Sophie porque sentía que necesitaba ayuda pero no sabía muy bien por dónde empezar.

En la primera sesión exploratoria sentí mucha vergüenza pero consiguió crear un clima de confianza y de confidencialidad que me dejo muy tranquilo y me permitió a lo largo de las sesiones abrirme cada vez más y disfrutar y cosechar mejores resultados.

Empezamos por solucionar un tema práctico que era mi relación al tiempo. Al ver que esto funcionaba quise seguir en temas más profundos y más delicados: Sincerarme, ver cuáles eran los temas que realmente eran importantes para mí. Sophie me ha ayudado a despertar mi consciencia sobre muchísimos temas, lo que me ha permitido discernir lo importante de lo no tan importante. Muy profesional y con un don de gente natural, su elegante empatía, coherente osadía y su contagiosa fuerza hace que el proceso sea muy fluido y con resultados tangibles. Te sientes respetado, te ayuda a mantener tu rumbo averiguando en cada sesión que lo que te estés marcando como meta sea acorde con tus valores y tus grandes objetivos en la vida.

Me ha ido muy bien el hecho de tener que hacer "deberes" después de cada sesión, y me ha impactado el hecho de que las dinámicas que utiliza en las sesiones siempre me han parecido que fueran diseñadas para mí!

Me he llegado a sorprender yo mimo cuando casi de repente he sido capaz de expresar emociones, de decir las cosas sin reprimirme, cosa que nunca antes me hubiera atrevido.

CAMBIOS

En dos sesiones solucione mi relación con el tiempo. Siempre iba a contra reloj, llegaba siempre a los sitios apurado, y cambiando dos o tres hábitos conseguí obtener un resultado diferente, y llegar sin agobios y puntual. He descubierto que el disciplinarse, y el hecho de poner un poco de orden no me resta mi libertad, sino más bien al revés!

Además con el trabajo más profundo que hemos emprendido tengo ahora mayor consciencia de mi relación con los demás, tengo mucho más claro lo que quiero y lo que no quiero. He mejorado mi comunicación con mi entorno, escucho más allá, entiendo mejor a la otra persona. Me expreso mejor, ahora soy capaz de expresar sentimiento sin que me de vergüenza. Me siento aliviado, más coherente, más libre, más fuerte. Y sé que para seguir avanzando sólo es cuestión de entrenarse!

Share
Documento sin título